...

"Escritos PARA GENTE AUTO-MÓVIL y con prisa"

Mi propia pista quiero entregar... / Y quien quiera en ella avanzar ... / que sea con su propia voluntad... /
Sólo personas auto-móviles pueden pasar... / Con Alma , Libertad, Inteligencia y Voluntad.

(P.D. No pretendo ser ejemplar, sólo me quiero desahogar...y católica protestante me verás... sobre todo contra la palabra "hombre" lo verás... pues no representa bien a la persona o la humanidad.



martes, 23 de junio de 2015

La Formación Profesional.



Desde el año 2000, trabajar era mi fin.
En vocación concreta no veía mi perfil,
Para comercial, sí que podría servir.
Por Ciencias Empresariales me decidí.

Tras andar de aquí para allá por la Universidad ,
el Derecho y el Marketing logré aprobar.
Las Finanzas eran de la Formación Profesional.
Ellos eran los cracks. El resto a las academias a pagar.

Decidí pensar cuál era mi carrera vocacional.
Y a formación profesional me decidí acercar.
Un año sabático y práctico a la par.
Gestión Administrativa no me vendría mal.

Me pareció tan práctico que decidí avanzar.
Administración y Finanzas quise acabar.
La salida laboral estaba más cerca ya.
Al terminar, a Inglaterra iría un año más…

Opino que quien haya aprobado la Selectividad,
y una carrera quiera realizar,
que no empiece en carreras donde acceda la Formación Profesional.
Que mucha ventaja le pueden sacar.

Que no le dé miedo de ir a lo más alto en la Universidad.

martes, 2 de junio de 2015

Refugio de Pecadores

El pecar es el manchar.
Pecados o manchados,
tarde o temprano, 
necesitamos un lavado.

Es como el bebé aprendiendo a comer:

Cuando sus manos llenas de puré las ve...,
corre con ellas a limpiarse en el jersey.
¡Qué gusto de manos!, ¡qué limpitas se ven!
Y el pobre jersey..., manchado se ve.

Y el Amor le dirá : Eso no, bebé,
es el babero el que quiere tu puré.
y el jersey abrigarte y adornarte bien.
Y éste ahora húmedo y  manchado se ve... 

También podría haber manchado a otro bebé...
Que no estaba para limpiarse en él.
Más bien, para jugar con él.
Y como pobrecillo le hará parecer.

El bebé aún no sabe qué es manchar,
pero siente el frío y  la humedad,
y a medida que va cumpliendo edad,
va notando que lo limpio le gusta más.

Luego en adulto se convertirá,
y si madura, servilleta utilizará.
Ella será la encargada sin igual.
La capaz de acoger sus manchas con dignidad.

En la Iglesia pasa igual.
Servilleta sin igual.
Refugiar a los pecadores y limpiar.
Dios, el Amor que le da dignidad.

Hay quien muy alejado se ve ya...
Y aunque quiera, ni la hostia puede tomar.
Pues eso da igual.
Si no hay pan, hay comunión espiritual.

Lo importante es estar, convivir, reflexionar.
El mundo con el mundo se debe encontrar.
Lo importante es superar el mal.