...

"Escritos PARA GENTE AUTO-MÓVIL y con prisa"

Mi propia pista quiero entregar... / Y quien quiera en ella avanzar ... / que sea con su propia voluntad... /
Sólo personas auto-móviles pueden pasar... / Con Alma , Libertad, Inteligencia y Voluntad.

(P.D. No pretendo ser ejemplar, sólo me quiero desahogar...y católica protestante me verás... sobre todo contra la palabra "hombre" lo verás... pues no representa bien a la persona o la humanidad.



martes, 16 de diciembre de 2014

La Piedrecita

Érase una vez una piedrecita
que se veía pequeñita.
Y éso le hacía sentir pobrecita.

Gran piedra quería ser,
y no sabía cómo llegarlo a ser.


Un día muy frío empezó a nevar, 

y por pura inercia empezó a rodar.

Rodando rodando, la nieve se le iba pegando.

"¡Qué frío!, ¡qué raro!, ¿¡qué me pasa que estoy engordando!?..."

¡En bola se estaba transformando!


¡De repente sintió que tanta nieve grandeza le facilitó!.
Así que rodó ... y rodó..., ¡y más grande se volvió!.

Tan fría y tan dura, a otras piedrecitas aplastaba. 
Pero en su nueva estatura, ¡hermosa se pavoneaba!.

Las rocas, grandes, se fijaron en su dimensión,
y le empezaron a decir..."piedrecita piedrecita, la bola no es tu salvación".

Las otras piedrecitas se empezaron a asustar,...
y le decían ... "¡piedrecita  piedrecita mira por dónde vas!,
¡que con tanta nieve nos vas a axfixiar!...
¡Déjanos vivir en la tierra con Paz ...!"

"¡Pero si sólo quiero jugar!"...
"¡Por favor no te muevas por ahí más!.
¡Si quieres estar tan fría, quédate donde estas!.
¡déjanos jugar en paz!"

Las grandes rocas, asombradas con la piedrecita,
sólo decían ... "póbrecita piedrecita, póbrecita piedrecita"....
"Si supiera que a las rocas a veces nos gustaría ser piedrecita..."
"Póbrecita piedrecita, póbrecita piedrecita"...."

Al final la piedrecita escuchó y reflexionó,
pues veía que a esa bola no la aguantaba ni Dios.

Todos la veían como a un engaño,
ya no sabía cómo seguir haciendo el apaño.

Así que entonces se paró a pensar...  
Ahora sí que se necesitaba salvar,
y  no sabía cómo empezar.

Paró y paró al calor del sol.
Pensando cómo salir de aquel follón.
Y agobiada en el pensamiento al final se durmió ...

Y entonces  el gran sol se encargó, y con su calor la derritió...
Cuando la piedrecita se despertó ... ¡por fín se vió!...
¡Y entonces empezó a ser ella y a decir... "hola esta soy yo"!. 

Piedrecita quería ser. Pobrecita no...